logo_pirata-01.png
instagram (1).png
  • instagram (1)

Nuestra Historia

Todo comenzó en el pueblo de Sant'Angelo, un pequeño pueblo de pescadores en la icónica isla de Ischia. Nosotros, la gente de Ischia, solemos decir "Capri es hermosa porque se puede ver Ischia desde allí". Pero la vida no siempre ha sido sencilla.

0001(18).jpg

LA LEYENDA DE LUCIO

 

Hace 98 años, durante la Primera Guerra Mundial, la isla era muy pobre y escaseaba la comida. Lucio, mí bisabuelo, un hombre de gran altura, un soñador de suave sonrisa, emprendió una misión: darles de comer a la gente de Ischia. “Vivimos por la comida, se podría decir que la comida es vida”. Él comenzó como contrabandista, uno de los mejores en el campo, navegando con su bote de 7 metros, Aliseo, 30 millas hasta la caótica ciudad de Nápoles, donde reabasteció mercancías y luego las trajo de regreso a la isla de Ischia. Su tesoro...la comida para el pueblo. Así comenzó la fortuna de Lucio. ¡Nació la leyenda! Él alimentó al pueblo y en su lugar le dieron tierra, amor o lo que pudiesen. Todo empezó con una panadería, en un montículo de Succhivo, horneando pan para los isleños Y en el fragor de la Segunda Guerra Mundial con uno de sus fieles clientes obtiene una gran donación: una pensión en las playas de Sant'angelo.

LA FUERZA DE LA NONNA ROSALBA

 

Con el entusiasmo de los años 60 Ischia, conocida por los romanos por sus aguas termales, empezó a recuperarse de las dos grandes guerras. Y es precisamente en estos años que una fascinante napolitana de 17 años, con una voz maravillosa, gana un festival de canto y es invitada a cantar en los bares de la isla. El hijo mayor de Lucio, Carlo de apenas dieciocho años, con la misma audacia que su padre, se enamora de Rosalba. Todas las noches visita los clubes donde Rosalba canta decidido a conquistar su corazón. ¡El inicio de una historia de amor! Familias de dos mundos diferentes, una historia que, a lomos de una vespa, fueron a Roma a casarse presenciados por solo dos desconocidos que pasaban.

La nonna, de pequeña estatura, pero de gran coraje, trabajaba en las cocinas de la pensión. Nunca le enseñaron nada, nunca conoció a los chefs, pero ella ya lo sabía: la comida era su regalo. Cocinaba sola, a veces para 100 personas al día, además de criar cuatro hijos. Y es la abuela quien construyó nuestra "casa" y creó nuestras recetas.

El Nonno Carlo trabajaba en la primera línea, vestido de blanco de la cabeza a los pies, con un pañuelo negro en la cabeza; los lugareños todavía lo llaman "EL PIRATA". Entonces decidimos hacerlo oficial, nació LA TAVERNETTA DEL PIRATA. La leyenda era real, el negocio familiar crecía y la comida de la nonna era el ingrediente secreto. Los hijos de Carlo y Rosalba compartieron el apetito de los padres. El maravilloso territorio de Ischia brindó una nueva aventura, una oportunidad para expandir la creatividad de la familia. Se plantó una semilla y los niños pequeños construyeron su primer horno de cerámica en la isla. Una nueva frontera para la empresa familiar: un taller de cerámica. Estas hermosas creaciones todavía están a la venta hoy en Sant'angelo.

ROSALBA SEGUNDA

 

Mi nombre es Babi, en honor a mi abuela Rosalba, nací y crecí en el restaurante de las playas de Sant'angelo. La primera niña en tres generaciones de hombres, soñé con dejar Ischia y explorar nuevos horizontes. Cuando tenía 18 años “navegué” a Los Ángeles, para dar forma, sin saber una sola palabra en inglés, la nonna siempre me animaba diciendo “vive la vida que nunca viví”. Donde quiera que haya vivido siempre supe que no había comida como la de ella.

Sabía que tenía que compartir su comida con el mundo, así nació "La Tavernetta del pirata de Madrid", la familia pirata crece. 2021, aquí estamos 81 años después sirviendo las mismas deliciosas recetas. Somos una familia empresarial, todos nacidos y criados en las cocinas, y si ves a una niña en nuestro restaurante, se llama Chiara, nostra bambina, la nueva generación de la familia pirata. Hoy os traemos "el sabor de Ischia", la auténtica cocina italiana de nuestra abuela.

Los italianos, como los españoles, vivimos para comer y para beber. Esperamos que lo mismo se aplique a vosotros. ¡EL MUNDO NECESITA CONOCER LA MAGIA DE LA ABUELA!¿Somos piratas porque Lucio pasaba de contrabando comida de Nápoles o porque Carlo lleva un pañuelo negro? No importa, aquí lo importante es siempre serviros una buena comida italiana y que enorgullezcamos a la Nonna.